Descubriendo tu Lugar en el Matrimonio (Parte 8/9)

“Descubriendo tu Lugar en el Matrimonio”
ESTUDIO OCHO: Manejando las Finanzas

La semana pasada aprendimos bastante acerca de hacer equipo para educar
a nuestros hijos. De la misma manera, las finanzas son una de las áreas
importantes en las que la mayoría de las parejas batallan. La Biblia tiene
mucho que enseñarnos acerca de estas cosas. Hoy aprenderemos cómo
manejar nuestras finanzas dentro del matrimonio.

La Biblia nos explica claramente que Dios es el dueño de todas las cosas
que hay. Tomen turnos para leer las siguientes citas bíblicas:
1 Crónicas 29:10-11 Salmos 24:1-2 Hageo 2:8
1 Crónicas 29:12 Salmos 50:10-11 Daniel 2:20-21

Algunos consejos que serán de bendición:
– Determinen juntos cómo van a participar para el Reino de Dios con
sus finanzas. Una buena práctica y punto de partida es comenzar
dándole a Dios el 10% de todos tus ingresos como un acto de
adoración y agradecimiento por todo lo que nos da. Pero no dejes
que se vuelva algo legalista, si puedes dar más y bendecir a otros
hazlo.
– Acuerden quién de los dos es mejor administrador para llevar las
finanzas del hogar. Dios nos ha dado dones distintos y algunas
personas somos mejores que otras para manejar el dinero.
– Hagan un presupuesto familiar. Aparten un tiempo para platicar de su
dinero y hagan una lista en dos columnas. En una escriban todos sus
ingresos mensuales y en la otra sus gastos considerando hasta el más
mínimo detalle. Esto les ayudará a ver las fugas y las oportunidades
de mejoría.
– Designen un monto para su ahorro y planeen para el futuro. Si tienen
un negocio o planes de inversiones deben estudiar las posibilidades y
juntos tomar las decisiones.
– Finalmente, apéguense a los planes que juntos hayan trazado y si
algo no resulta, recuerden que siempre se pueden volver a reunir y
replantear soluciones.
Si las finanzas son un área de problema en sus vidas te recomendamos
tomar el curso “Descubriendo la Responsabilidad Financiera” que te dará
muchas herramientas en este sentido.

2 Cor. 9:8-11 – Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros
toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo
suficiente, abundéis para toda buena obra; como está escrito: Repartió,
dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla
al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra
sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis
enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de
nosotros acción de gracias a Dios.

Escrito por Dr. Jorge A. Salazar / Aimeé Pérez
© 2019 Jorge Antonio Salazar Peredo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *