Dueño no, encargado

Así como el Señor nos ha instruido en el hogar y como trabajadores, ahora instruye a quienes tienen gente a su cargo para que hagan lo que es justo y recto. Escuchemos al Dr. Jorge A. Salazar explicar estos valiosos principios.

¡Busca un nuevo empleo!

Hay un viejo proverbio: “al ojo del amo engorda el caballo”, y quiere decir que solo cuando el jefe está cerca la gente trabaja. Pero el creyente no debe ser así. La Palabra de Dios nos enseña un camino mucho mejor. Acompaña al Dr. Jorge A. Salazar a escudriñar estas verdades en Colosenses.